It’s been a long time since I see you smile

Patricia y una amiga de Capote dijeron una vez que el los aspectos que nos desagradan en las personas que nos rodean no son más que el reflejo de nuestros propios defectos. La amiga de Capote hablaba de la crítica literaria y Patricia de lo insoportable que puede llegar a ser tener que lidiar cada día con uno mismo.

Puede que de ahí venga la obsesión de los espejos por muchos directores. El hecho de fotografíar o filmar una película puede tener un origen tremendamente egoísta (en el buen sentido de la palabra), ya que el que el que trata de ver que hay al otro lado trata de verse así mismo.

El simplemente hecho de mirar nos convierte en parte del objeto o persona a la que observamos. Refranes como “el ojo que no ve, corazón que no siente” son una prueba más que el conocimiento visual del ser humano es a veces más poderoso que nuestro intelecto.  Como propuesta a este callejón sin salida a nuestro oponente ocular pronpongo que cerremos los ojos, extendamos las manos para comer con los oídos a los hombres san bernardo de ojos azules.

Como ejemplo y primer  paso a esta nueva tecnología emocional prongo la escucha en espacios abiertos de la siguiente canción

Gracias por su atención.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s