(Baby) Hold me tight

Las manos sangrantes de Binoche en “Azul” son el reflejo de una verdad donde todo se vuelva blanco y puro (en ese orden). El dolor fisico como remedio a la angustia, la desperación y la soledad universal. 

Recientes sucesos en la ciudad sin relojes han demostrado que el dolor físico puede alcanzar niveles desorbitales, y entonces se da lugar un proceso muy interesante, se intercambian las tornas. El individuo sin un àpice de fuerza comienza llorar, y lo hace en sentido completo de la palabra. Son lágrimas gruesas, densas y saladas que brotan de lo ojos sin ningún tipo de control ni mesura. Es algo que se prolonga durante horas, el cuerpo a medida que va perdiendo líquido se debilita y deja al individuo en un estado catatónico en el que razonamiento deja se ser una opción viable.  Es facisnante que fácil se convierte el acto de llorar cuando en la mayoría de las ocasiones es algo oscuro escondido en un lugar lejano entre los pies y la garganta.

 Paralelismo de este fénomeno de intercambio de roles son las luces de los bares y las bibliotecas. ¿Alguién más se había dado cuenta de que el cierre de una discoteca consiste en el encendido ipso facto de la luces, mientras que el de una biblioteca es precisamente lo contrario?

Sencillamente fascinante.

 

PD: Kitty Daisy & Lewis – (Baby) Hold Me Tight

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s