Gaviotas

GaviotasA la madre de “Kitten” se la trago autobus rojo y la lluvia intermitente de estos últimos días no augura un buen final. El Caos y su amante ¨NoLoSé¨, un hombre alto, serio y de talante no dialogador se adueñan de las calles de Londres, Oviedo, Ourense y seguro que alguna que otra más. 

Mientras tanto se practica el arte de la media sonrisa, de un millón de gracias y billones de perdones, ninguno de ellos sentidos. Se sirven cafés, se arrastran maletas que hombres bajitos y de dientes perfectos se olvidan en hoteles de 200 libras la noche, se compran separadores de color rosa desgastado, se entregan sobres blancos, marrones y hasta de color rojo. Se vuelva a practiacar el arte de la media sonrisa (que empieza a ser ya un acto involutario comparable al respirar) y entra el ser  en un estado en forma de espiral en el que acaba por atragantarse uno mismo  sin la necesidad de autobuses rojos.

Como colofón, por la noches las gaviotas se aparecen en los sueños y en la ventana de mi habitación, no muerden en la cabeza como las Hitchcock, van mucho más adentro, son viscerales y poetas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s