Polvo.

Hoy me ha lavado el pelo un señor turco al que le olían las manos a tabaco. La mayoría de ustedes pensarán ahora que debió ser una situación no del todo agradable y todos lo que lo piensen se equivocarán. Lo cierto es que aquel hombre robusto fue delicado y cuidadoso, además  aquel olor a cigarrillos me recordó a mi padre (el fuma una cajetilla diaria). Luego pasó otra cosa curiosa,  me cortarón el pelo, solo las puntas. Hasta ahora todo parece normal, pero cuando llegué a casa y sequé mi media melena con secador y cepillo en la habitación de Marta algo increíble pasó. Volví al pasado, volví a tener 17 años cuando mi pelo tenía este mismo color, este mismo corte. Me miré al espejo y sonreí. Luego con mis dulces 17 años sobre mis espaldas me acerqué a la venta a ver nevar, y volvió a pasar. Volví a retroceder en el tiempo, ahora tenía 8 años y limpiaba el polvo de los marcos de fotos de mi casa un sábado por la mañana mientras fuera caía el diluvio universal. Me acuerdo de un marco en concreto, en el había una foto mi tío Rafa vestido con vaqueros, camisa gris y un jersey verde botella que sujeta con aire chulesco y una sonrisa. De repente sin saber por qué empecé a llorar, supongo que me di cuenta de que mi tío ya no estaba y que eso de la muerte era una cosa mala que no tenía cura. Mi padre llegó entonces  y me cogió en brazos, secó mis lágrimas y me dijo que no me preocupara. Después de un rato se me pasó la llorera y me fui a cantar (de niña no me gustaban las muñecas, solo cantaba y jugaba ser artista).

Había olvidado aquel sábado de lluvia y polvo hasta hoy, día 21 de Diciembre en el que tengo 23 años, mi pelo vuelve poco a poco a sus orígenes y mi casa está en medio una isla.

En las películas a los cristales se les limpia el polvo cuano hay una pena que curar. El verbo llover y llorar tienen las mismas raíces en diferentes idiomas (Chover e choar, Plover e plorar,  Piovere e piangere, Pleuvoir e pleurer ) Cristales y corazones que necesitan un lavado de estómago para dejar la luz pasar la luz y volver a latir para no caer en eso pegajoso a lo que Sabina llama melacolía.

A mi padre, un hombre de pelo blanco, al que siempre le huelen las manos a tabaco y al que pocas veces le digo que le quiero.

3 comentarios sobre “Polvo.

  1. quizas debieras desempolvar tambier el polvo de esa camara tuya, y empezar a poner en tape todas estas imagenes….
    gracias por saber apreciar, y no reirte de mi teoria de las lagrimas y la lluvia….ni del hecho de que yo los confunda continuamnete, en todos los idiomas, y diga ‘esta llorando’ cuando llueve, o ‘estoy lloviendo’ cuando lloro…
    ando lloviendo bastante por las calles de esta ciudad de piedras heladas, vacia de voces conocidas todavia…. te echo de menos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s