Gloves

Siempre que pierdo un guante, solo uno por que los guantes como los calcetines no se pierden en pares, me acuerdo de ti y también de ti. Me acuerdo de todos los hombres que han pasado por mi vida y se han ido. Todos se van menos mi hermano.

Por eso en mi habitación hay una caja llena de guantes sin pareja. No están ahí necesariemante esperando a ser rescatados, ni son una prueba de las victorias conseguidas. Los guardo para cuando tenga que extrañaros.

A veces pienso en que debería coger esa caja y tirarla al río (como Lucille Vinson con la cabeza de su marido). Puede que Gorka tenga razón y yo sea un ejemplo arquetípico  de esas masoquistas que fracasan relaciones solo para sentir el sabor agriduce de la melancolía de lo perdido. Si este es el caso, puede que conserve esa caja, para poder echaros de menos a gusto, aunque sepa a ciencia cierta que nunca encontraré las parejas de mis guantes (sigo confiando en que la lavadora me devuelva la de los calcetines).

Mi último guante se perderá en el otro lado del Atlántico, aún así no me importa por que desde la ventana de este avión brilla el sol por encima de las nubues  y hoy voy a ver a mi hermano.

Un comentario sobre “Gloves

  1. …Creeme que no estoy como tu crees que estoy,si cabe algo triste por no haber tenido tiempo pero nada más,últimamente estoy un poco liado,pero en cuanto consiga robarle unos minutos al reloj será para explicarte con todo detalle que me pasó..por ahora te dejo este comentario para que sepas que sigo con vida muy a mi pesar😛

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s