Una hora y 15 minutos con Bernardo Bertolucci

Hace dos semanas que compré mi entrada para “The Dreamers and Bernardo Bertolucci in Conversation”. En Londres para este tipo de eventos y especialmente durante el London Film Festival es casi imposible conseguir entradas, así que llegué al BFI (hogar para cinéfilos y personas vestidas de negro) contenta y dispuesta a pasar una hermosa velada. La cosa no empezó bien ya que cuando fui a recoger mi entrada la señorita de la ventanilla me dijo que la película había empezado hacía una hora y que no podía entrar. Depués  de 84 minutos de espera entre un sandwich y un pedazo de “lemon cheesecake” con vistas al Támesis, entré a aquella habitación de alfombras rojas y cortinas de terciopelo.

Después de una breve intruducción apareció Bertolucci, entró en silla de ruedas y con un rostro cansado. Pensé por unos segundos que aquello iba a ser una fracaso, una vieja gloria con demasiadas horas a sus espaldas incapaz de impresinar a audiencia expectante de magia. Me equivoqué, y como me gusta equivocarme. El maestro habló con un inglés correcto, despacio pero con gracia, inteligencia y mucho humor. Se podía ver por el brillo de sus ojos y la serenidad de su voz que es un hombre feliz  y enamorado hasta las entrañas. Enamorado del cine, de ese magia que es sentarse por dos horas delante de una pantalla y desparecer, de ser capaz de ver los grises entre los blancos y negros , de convertir diálogos en minutos incapaces de olvidar para el que cree con tanta devoción como la que yo tengo que aquello es real, es posible, es de verdad.

Una vez una amigo mio me dijo que estaba muy preocupado por mi,  dudaba de mi capacidad para saber distinguir que las películas y la vida real. Le dije que yo era consciente de el muro,  pero que a mí me gusta saltarlo. Algunos dicen que es una insensatez, una niñería, yo simplemente creo que es una manera como otra cualquiera de vivir y ser feliz.

Fueron muchas las anécdotas que el relató (como buen director es un gran contador de historias). Entre ellas está una sobre la escena de “El útlimo tango en París” en que Marlon cuenta algo personal de su pasado, aquel relato no estaba en el guión. Bertolucci nunca supo si aquella historia sobre su niñez era ficción o era real. Fue años después leyendo la biografía de Brando cuando se dió cuenta de que Marlon había relatado un recuerdo real de su infacia.

Lo que más disfruté de esa hora y 15 minutos es ver alguién que ya ha cumplido con muchos de los sueños que yo tengo  sigue teniendo la misma pasión por el cine que la de un chiquillo de 13 años que entra por primera vez en esa sala oscura llena de estraños. En “Almost Famous” hay un gran escena (una de muchas) en las que Saphire describe de manera muy honesta lo que significa ser fan: They don’t even know what it is to be a fan. Y’know? To truly love some silly little piece of music, or some band, so much that it hurts.” Yo siento lo mismo cada vez que presiono el play y cada vez que la ocuridad se hace luz y veo la calle desde la ventana de mi habitación.

Bertolucci contó también como Jean Renoir lo llamó para expreserle su admiración por la película  “The conformist”  y que sería un placer para él conocerlo en persona. Bernardo y su mujer (grandes admiradores del director fracés) volaron inmediatamente a la residencia de Renoir en Los Angeles, donde  les recibió un hombre de 80 años y en silla de ruedas (curiosa coincencia a la que Bertolucci hizo mención diciendo que no había acudido en silla de ruedas por que se considerase un genio como Renoir). En aquella conversación Renoir mencionó que él nunca cerraba las puertas del estudio de grabación, ya que nunca sabía lo que la realidad podía ofrecerte , siempre hay que dejar una puerta abierta. Desde entonces Bertolucci nunca ha cerrado la puertas de sus estudios. Yo  solo tengo dos palabras para describir esto, ¡Qué bonito! Perdóneme el infantilismo de la expresión pero en temas de amor no me gusta ponerme pedante.

Disfruten y vean.

Un comentario sobre “Una hora y 15 minutos con Bernardo Bertolucci

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s