Water. Agua. Tailandia.

IMG_4214“We are not tourists, we are travellers. Tourists are people who know they are coming back, travellers may never come back” (The sheltering sky, B. Bertolucci) Ahora me pregunto cuál soy yo de las dos, estoy de vuelta y sin embargo sigo allí.

Viajar te hace vulnerable de una manera sana, uno se desviste de rutinas y relojes, los días de la semana sufren amnesia y se olvidan de sus nombres y colores. Puedes planear un viaje pero es imposible predecir  el impacto que un país  puede tener en tu vida. Es de alguna como el enamorarse con los ojos cerrados, todo puede salir mal pero cuando sale bien te borras todas las cicatrices y las noches en vela de un golpe.

Es dificil explicar un país en dos semanas. Explicar un giro de 180 grados en una hoja en blanco es todo un desafío. Si las palabras se desmembraran del  papel/pantalla  y pudiesen abrazar al lector quizá así podría acercarles un poco más al precipicio.

La cosa va así:

Londres – Bangkok – Krabi – nervios – Ao Nang – humedad y Marina – Phi Phi – reconciliación con Argentina y una playa con luna llena – Ao Maya – la belleza hecha luz se puede beber con los ojos – Ko Samui – fiebre y contemplar – Koh Tao – felicidad, nitrógeno, euskera y cambio de planes – amanecer en un barco – Surathani – bus – Bangkok- 1.175 metros en un día – Chang Mai – reencuentro y picaduras – subir, barro y Hit – Marina es una heroína – Hoi Good Gub – silencio y luz entrecortada –  amanecer con Olaya y Lucas – bajada – río, miradas – Chang Mai – agujetas  y paz – bus – susto – Sukhothai – una ciudad se muere sin agua y otro atardecer- bus nocturno – Bangkok a las 4 de la madrugada – budas , tuk-tuks , mercados y miseria – Khao San Road – frenesí y embriaguez con luces de neón – Amphawa – dejarse llevar siempre trae cosas buenas – luciérnagas y un río- última noche – todo acaba – aeropuerto – Marina – despedida – Londres – invierno.

Cuándo te preguntan que tal un viaje nunca se sabe como empezar, quizá por eso a partir de ahora deberíamos jugar a nombrar los recuerdos con las letras del abecedario como cuando éramos pequeños.

Dicen que una imagen vale más que mil palabras, yo no soy fotógrafa pero me gusta escribir.  Si tuviese que escoger una palabra me quedo con agua, el agua en Tailandia se respira, se suda, se navega, en Tailandia el agua moja de arriba a abajo como diría Forest, es caliente, se te mete entre los dedos, se siente en la nuca y entre las piernas, se bebe como si fuese oro, se contempla, se cala, se navega, el agua te devuelve a la vida después de un día de sol y barro, 12 metros de agua por los que se filtra el sol, te aisla, te silencia los miedos y se lleva la gravedad para que todo sea menos malo, más sencillo, más real.

       A Marina por ser la compañera de viaje inesperada más increíble que podía haber imaginado. A Olaya y Lucas por llevar su amor hasta las montañas y dejarme ver el amanecer con ellos.  A mí por que este año no ha sido fácil pero ser una romántica tienes sus cosas buenas. Y como siempre a mis padres y a mi hermano que viajan siempre detrás de mis ojos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s