My mum. My girls. My 4 men.

tumblr_muimp40IEZ1qb5t88o1_500Cuando vi por primera vez  “Todo sobre mi madre” lo hice en un cine, casi no había nadie y una de las cosas muchas cosas que me llevé en la maleta es la frase del final ” A Bette Davis, Gena Rowland, Romy Schneider… A todas las actrices que han hecho de actrices. A todas las mujeres que actúan. A los hombres que actúan y se convierten en mujeres. A todas las personas que quieren ser madres. A mi madre”

Llevo meses hablando con mujeres, no es que antes no lo hiciese si no que no me había dado cuenta de que todas aquellas conversaciones tan importantes durante esos meses en los que se me caía el mundo, todas ellas tenía un hilo conductor,  y es que la persona al otro lado del teléfono, ordenador o mesa era una mujer.

Nunca, nunca, nunca dejaré de sorprenderme de la capacidad que tienen las mujeres para sobreponerse, para no quejarse y recoger los pedazos de los demás (siempre antes que los suyos propios) para recomponerlos y recubrirlos de acero. No es que los hombres no sean capaces también, igual lo son , yo simplemente no los he conocido aún. Sólo hay 4 a los que tengo en un pedestal tan alto que ni yo misma lo puedo alcanzar, ojalá vengan otros y me demuestren que estaba equivocada,  pero sinceramente con estos me conformo.

Lo frustrante es que la vulnerabilidad parece cubrir nuestra piel, se escucha en el tintineo de un tacón. Sin embargo nos empeñamos en tapar con maquillaje y en disimular con prendas oscuras toda esa fuerza bruta y esa capacidad innata de darle vueltas mil a todo , quizá por que aunque hayamos avanzado muchísimo existe todavía ese sentimiento de culpa, del no querer herir al otro, ese papel de sufridoras eternas. Quizá por eso también tratamos de espantar todos esos fantasmas del pasado  que nos vienen inherentes simplemente por el hecho de mujer con ese gesto tan nuestro de apartarnos el pelo de la nuca. Madres, hijas, hermanas, tías, sobrinas, abuelas, amigas… Todas ellas son fuertes, y el mayor problema, es que no lo saben. Nos empeñamos  en vernos a través de los ojos de un hombre o de un espejo al que siempre le buscamos los defectos. Con tanto mirar por los demás se nos olvida cerrar los ojos y sentir la sangre , la nuestra, esa misma que escuece cuando nos rompen el corazón o cuando se va un hijo de casa, cuando un amigo te falla, esa sangre  que de una manera que incluso a veces ni yo misma entiendo nos dice, hay que tirar para adelante, llegados hasta aquí no me puedo rendir. Por supuesto todo esto son generalizaciones que algunos o muchos llamaran aberraciones sin argumento, pero ¿saben que? son mis generalizaciones, son mis historias, son mis mujeres.

En España un señor llamado Gallardón viene a decirnos que nos quiere proteger quitándonos la libertad, esa que tanto nos ha costado y nos sigue costando conseguir. No creo necesario explicar aquí el horror de esta nueva ley que pretenden imponer por que si no han saboreado ya la náusea es que poca alma y  todavía menos cabeza tienen.

A mi madre a la que todo ese tiempo preocupándose por los demás le está jugando una mala pasada, pero como ya he dicho seguir es lo que nos queda, dudar es humanos pero continuar caminando es de sabios.

 Photo by Naftels

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s