Niebla

img_1449Haciendo memoria recordé un día de niebla de hace ya unos meses, más bien recordé la sensación de placer y calma que me dio.  Con frecuencia recuerdo con más claridad lo que sentí y a partir de ahí reconstruyo  las imágenes y los diálogos, a veces dudo si son reales o producto de mi imaginación.

Muchos pensarán que la niebla es tanto incómoda y aunque cinematográficamente bella es aterradora, siempre es mejor atacar cuando a uno no le ven.  Sin embargo aquel 11 de Diciembre en el que Londres amaneció cubierta por un manto de humo blanco me di cuenta de que la niebla ayuda a ver todo más claro.  Si si, se que suena extraño pero realmente solo te deja ver lo inmediato y te impide ver mas allá, y  ¡que gratificante es precisamente eso! ver solo lo más cercano, lo presente, el ya. Y es que estoy harta ya de tanta preocupación, de ser constantemente interrogada por ese futuro tan lleno de preguntas sin respuesta, por que de poco importa romperse la cabeza con hipótesis de papel ya que para que el mañana sea de nuestro agrado hace falta vivir y actuar en consecuencia en el hoy. A pesar de lo que muchos pensarán, la niebla no nos nubla la vista si no, que nos deja ver lo que simplemente necesitamos ver, por eso es un nombre femenino.

Volviendo hacer memoria  y a propósito de aquel Diciembre recordé a Galeano y un artículo suyo en el que hablaba de esta cultura de usar y tirar en la que vivimos, de lo fácil que nos desprendemos de todo por ya casi nada importa tanto para conservarlo, algo nuevo vendrá,  y así nos olvidamos de hacer memoria, nos acomodamos a vivir sin sufrir y ya no sabemos de eso de aguantar el temporal que le oíamos a nuestros abuelos. En aquel texto,  el uruguayo de voz amable decía “que a lo perenne lo han vuelto caduco y a lo caduco lo hicieron perenne”. Se me quedaron aquellas palabras impresas en los oídos como si el mismo Galeano me las hubiese susurrado en sueños. Con eso mente pienso en todas las tonterías de esas conversaciones rotas que uno escucha por la calle,  en esa falsedad en la que nos enseñaron a crecer y que nosotros nos estamos encargando de transmitir de una forma autómata por que siempre ha sido más fácil seguir a la manada. Todo esto de decir  que todo va bien,  por que sufrir y ser sincero siempre ha sido de perdedores. Y así matamos poco a poco las cosas que importan de verdad por que estamos demasiado ciegos pensando en el futuro, incapaces de disfrutar que los días siempre se acaban por mucho que nos empeñemos en lo contrario. Así que mi humilde consejo es que disfruten de la niebla que para eso tiene nombre de mujer.

Que pasen ustedes un buen fin de semana a pesar de este viernes de gris uniformado.

 A mi madre que aguanta cada y una de mis inestabilidades. 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s